Modos para ligar que de seguro no conocías

formas de ligar

A la hora de conquistar a una persona, cualquier medio puede ser de utilidad. No te pierdas los detalles de cómo conquistar

A la hora de conquistar a ese chico o a esa mujer que tanto nos gusta, solemos recurrir a los tradicionales modos de hacerlo o, simplemente, no hacemos nada. Esto último puede ser la peor de las opciones: no hacer nada.

Siempre hay maneras de establecer un primer contacto con esa persona que nos atrae. Existen demasiados medios. Podemos buscarle por Facebook, por Twitter, por Instagram, abordarle a final de clases o unirnos a un grupo de trabajo. También puede ser que de una conversación en apariencia normal, surjan algunos temas de interés. De igual forma, podemos seducirle escribiéndole cartas o, usando algunas estrategias distintas, pedir su número de teléfono móvil para llamarle o para ligar en Whatsapp.

Son tantas las opciones con las que contamos hoy en día, que resulta absurdo decir que no hemos encontrados forma para acercarnos a esa persona. Sin embargo, sea cual sea el medio que utilices para establecer contacto, existen ciertos puntos primordiales que debes tomar en cuenta cuando hables con esa persona.

Debes comenzar dando pie a temas que rompan el hielo. Esos temas pueden ir desde asuntos de actualidad, como temas que tengan que ver contigo mismo. Claro, no te exaltes.

Luego, la clave es dejar que esa persona hable. Darle pie a que hable sobre sí misma o de sus gustos. Preguntarle, eso también es de suma importancia.

Trata, en lo posible, de no ser invasivo y de darle su espacio. Solo cuando sientas que te ha dado suficiente confianza, ataca con todos los hierros de conquista: regálale cosas, invítale a salir y otros tantos asuntos.

Seas hombre o mujer, es importante cuidar tu apariencia porque, a fin de cuentas, es el empaque de nuestro producto que somos nosotros mismos. Tenemos que procurar vendernos de la forma correcta.

Finalmente, mantén despierto el interés. Hablen de las cosas interesantes que ambos hacen, a qué se dedican, y tantos otros temas. Lo importante es que ninguno de los dos pierda el interés. Salgan ocasionalmente y, sobre todo, disfruta de ese proceso.

Si algo no te gusta como para convertir a esa persona en tu pareja, pero te agrada en todos los demás sentidos, puedes dar la vuelta a la conquista y ser un buen amigo de la persona.